Nos encontramos en esa época del año en la que los catarros y las gripes hacen que muchos recurran a la miel para paliar esas molestias que nos provocan, sobre todo en nuestras frágiles gargantas. Aunque el uso de la miel como antibiótico natural es el más conocido, a continuación os dejo una receta maravillosa y fácil de realizar para descubrir cómo la miel puede dar un toque y gusto diferente a postres de toda la vida y en muchos casos logra mejorar las recetas tradicionales.

Espero que te animes a hacer éste riquísimo bizcocho y si es te apetece nos cuentas el resultado. En Apícola Monte San Román ya lo hemos probado y simplemente nos parece espectacular.

Lo hemos realizado con miel de Tomillo y de Brezo, pero es con la primera con la que más nos has gustado, ya que da un toque un poco más dulce. La próxima vez la probaremos con la miel de Romero, que seguramente esté espectacular… ya os contaremos.

Ingredientes

  • 300 grs. Harina de Repostería
  • 90 grs. Azúcar
  • 225 ml. Leche
  • 80 ml. Aceite
  • 2 Huevos
  • 4 Cucharadas Soperas de Miel de Tomillo
  • 3 Cucharitas de Canela
  • 1 Sobre de Levadura
  • Mantequilla

Ponemos en un recipiente los huevos con el azúcar y batimos. Después incorporamos el aceite, la harina previamente mezclada con la levadura y tamizada y la leche. Continuamos mezclando.

Para concluir añadimos la miel y la canela.

Untamos de mantequilla el molde de hornear y vertemos la mezcla.
La introducimos en el horno previamente calentando, a 180 ºC unos 40 minutos (debemos vigilarlo porque el tiempo depende de cada horno).
Se recomienda esperar a que se enfríe para desmoldar.

¡Esperamos que os guste!