Cada vez somos más conscientes de la necesidad de cuidar nuestro entorno y ser más respetuosos con el medio ambiente. Y nosotros, que trabajamos con productos naturales no podemos sino fomentar este cambio de mentalidad y de hábitos.

Hay muchas pequeñas acciones que podemos incorporar a nuestra rutina y una muy sencilla y práctica que nos ha llamado la atención es el uso de telas enceradas como envoltorios alimentarios reutilizables.

Con ellas conseguimos reducir el uso de plásticos en nuestro día a día y preparar nuestras propias telas enceradas es muy muy sencillo. Te vamos a contar cómo hacerlo utilizando solo una tela de algodón y cera de abeja (que puedes encontrar en nuestra tienda online) pero antes, vamos a conocer un poco más sobre las propiedades de la cera de abeja.

Propiedades y usos de la cera de abeja

La cera es una sustancia natural segregada por las abejas por las glándulas cereras de las abejas nodrizas. Las abejas utilizan la cera para hacer los panales donde almacenan la miel, el polen y donde están las larvas, para sellar las celdillas cuando la miel está en su punto óptimo…

Algunas propiedades de la cera de abeja son estas:

  • Antibacterial: al igual que la miel contiene propiedades antibacterianas (de ahí su uso en cosmética)
  • Impermeable: se ha utilizado a lo largo de la historia como agente sellador e impermeabilizante (principalmente en cuero porque al frotar la cera sobre el cuero y calentarla, se filtra en las fibras e impide el paso del agua)
  • Hidratante: ayuda a mantener la humedad (de ahí que su uso esté especialmente indicado para pieles secas, labios o el cabello)
  • No es tóxica: por eso es utilizada en protectores labiales.
velas-cera-de-abeja-044

Con la cera de abeja puedes hacer jabones, bálsamos labiales, champús, puedes utilizarlo como protector para la madera o el cuero, puedes fabricar velas (aunque si te da pereza puedes comprar las velas directamente en nuestra tienda online) y también puedes hacer tu propia tela encerada.

Telas enceradas: cómo se hacen y para qué sirven

Las telas enceradas nos ayudan a disminuir el uso del film de cocina, del papel de aluminio y de las bolsas de plástico. Con ellas podemos tener envoltorios alimentarios reutilizables para envolver bocadillos, frutos secos, fruta, envolver verduras que no gastamos enteras para conservarlas en la nevera, tapar cuencos…

bloques-de-cera-de-abeja-046

Para preparar la tela encerada solo necesitas tela de algodón y cera de abeja. Rallas el bloque de cera y la derrites al baño maría. Con la ayuda de un pincel o una brocha extiendes esa cera derretida sobre la tela, cubriendo bien toda la superficie pero intentando que te quede una capa fina de cera.

Un truco es calentar la bandeja de horno antes y colocar sobre ella un papel vegetal. Pones la tela encima y extiendes la cera mientras la bandeja sigue caliente. Te ayudará a que la cera penetre bien en la tela y se reparta mejor.

Después simplemente tienes que colgar la tela y esperar a que se seque.

Un apunte importante: no se aconseja el uso de estas telas con carne ni pescado, ya que la tela encerada no se puede lavar con agua caliente y puede haber riesgo de contaminación.

Para lavarla, utiliza agua fría o tibia y si es necesario un poco de jabón suave.

Y así de fácil puedes hacer tus telas enceradas para envolver la merienda de los peques, llevar la fruta al trabajo o conservar las verduras y hortalizas en el frigorífico.