En Apícola Monte San Román nuestro principal objetivo es ofrecer a nuestros clientes miel de la mejor calidad. Y eso conlleva, además del trabajo continuo en la colmena y con nuestras abejas, llevar a cabo un exhaustivo control de calidad de nuestra miel.

Hace un tiempo os explicamos una de las inspecciones rutinarias que se realizan a nuestros productos (puedes leerlo aquí) y ahora queremos compartir con vosotros cómo comprobamos la calidad y la composición de la miel.

Dos análisis para analizar la calidad de la miel

Después de cada cosecha realizamos dos análisis fundamentales para conocer estos datos: los análisis microbiológicos y fisioquímicos y los análisis polínicos.

En los primeros se examinan parámetros básicos como la humedad, la acidez o el HMF para comprobar que es una miel fresca y en perfecto estado. Y en los segundos se identifica y se cuantifica la composición del polen que contiene esa miel para saber su origen botánico.

En esta ocasión encargamos el análisis de dos muestras a los LABORATORIOS LABOTEC (León): una de ellas procedente de un colmenar de la Sierra de la Culebra y la segunda cosechada entre el Valle de Vidriales y la Carballeda (ambas situadas en Zamora)

El análisis fisioquímico certifica que los resultados de nuestras mieles cumplen con todos los requisitos de calidad exigidos:

control de calidad miel apicola monte san román

Una miel cosechada antes de tiempo (y de que las abejas sellen el panal con el opérculo) tendría mucha humedad. Si supera el 20% podría fermentar. En nuestros análisis se comprueba que la humedad está por debajo de ese valor, lo que indica que fue recogida en el momento óptimo.

Lo mismo podemos decir de parámetros como la acidez y el HMF, valores que aumentarían si habláramos de una miel que no estuviera fresca o se hubiera calentado. El HMF, por ejemplo, tiene que situarse por debajo de 40 (mg/Kg) , y en nuestro caso está en 3,1 (mg/Kg)

Una vez comprobados estos valores, el segundo análisis se centra en identificar y cuantificar la composición de la miel.

informe control de calidad miel apicola monte san román

Este ejemplo que te mostramos se trata en concreto de una muestra de miel de brezo. Erica son los diferentes brezos. En Sanabria, el primer brezo que florece es el Erica australis (es el brezo más alto que florece en abril, de un color violeta muy vivo) El Erica arborea (conocido comúnmente como brezo blanco) es el que proporciona un amargor muy fuerte a la miel…

Para que sea considerada miel de brezo debe contener un mínimo de 30-32%. En este caso puedes apreciar que nuestros porcentajes de brezo son mucho más elevados que ese mínimo exigido; esta miel de brezo supera el 50%

Como sabéis, la composición de la miel varía cada año en función de la floración de cada temporada. Y este análisis polínico nos sirve para conocer con todo detalle el porcentaje de tomillo, de brezo o de romero que contiene nuestra miel.

Estos análisis forman parte del control de calidad que aplicamos en todo el proceso de producción y comercialización de nuestra miel. Solo así podemos asegurar a nuestros clientes que el producto que llegará a su cocina es de la máxima calidad.