¿Qué beneficios aporta el polen? ¿Cúal es la mejor forma de incorporarlo en tu dieta? No pierdas este post porque descubrirás, si aún no las conoces, las múltiples propiedades del polen y cómo es el proceso de trabajo que seguimos en Apícola Monte San Román para recolectar y preparar el polen para su comercialización.

Las abejas recolectan el polen de las flores y lo transportan en sus patas hasta la colmena para alimentar a las larvas. Está compuesto por proteínas y aminoácidos, lípidos, azúcares, hidratos de carbono, fibra, sales minerales, compuestos fenólicos y vitaminas, que varían en función de su origen.

El tipo de floración determina su color y su sabor

Su color es muy variado: amarillo, granitos morados, negros, anaranjados… depende del tipo de floración de origen. El moteado, que es el que tenemos nosotros, tiene mucha variedad de color, lo que significa que proviene de muchas floraciones. Una de las plantas que más polen produce es la jara y su color es amarillo, por ejemplo. El del tomillo es más anaranjado, el del castallo marrón pardo… depende de la zona en la que estén situadas las colmenas. El polen recolectado en zona de montaña suele ser más oscuro (y cuanto más oscuro de sabor más amargo) y uno recolectado en monte de encina, que hay mucha jara, es más amarillo.

Así se recolecta el polen

El polen se cosecha en primavera (de abril a junio dependiendo la zona de España) En nuestro caso, en la zona de Zamora, se suele recolectar en mayo. Las abejas cogen ese “polvo” de las flores, van haciendo bolitas y lo transportan en las patas hasta la colmena. En las colmenas los apicultores tenemos instalada una trampa (que se llama cazapolen) y que es una especie de cajón con una rendija colocado en la piquera de la colmena donde, al entrar las abejas, quedan depositadas esas “bolitas” de polen.
Hay que retirar el contenido de ese cajón cada día o como máximo cada dos días.
Ese producto es el conocido como polen fresco. Pero lo habitual es comercializar el polen seco, deshidratado, que permite una mejor conservación ya que el polen fresco tendría que mantenerse en el congelador. Para llevar a cabo la deshidratación del polen se utiliza un secador de polen (una máquina con bandejas en las que se extiende el polen y con aire caliente se quita la humedad) y así obtenemos el polen seco.

Propiedades del polen

El polen es un vigorizante natural. Perfecto por ejemplo en primavera y otoño ya que con el cambio de estación estamos más cansados, decaídos… el polen nos da fuerza, energía.Aporta muchos minerales (fósforo, calcio, potasio, yodo, zinc, magnesio…) y vitaminas del complejo B, aunque también contiene vitamina D, E y A.

Puedes ver todas las propiedades de nuestro polen en su ficha de producto.

¿Para quién está recomendado el polen?

Está recomendado especialmente para gente que hace deporte, para personas que tienen anemia, también funciona muy bien para regular el transito intestinal (tanto para extreñimiento como diarrea crónica), para prevenir problemas de próstata en varones y para mujeres durante el embarazo y la lactancia.

¿Cómo consumirlo?

Nuestra recomendación es tomar 15-20 gramos diarios (dos cucharaditas pequeñas de café) y para que el cuerpo lo asimile bien y rápido se aconseja tomarlo en ayunas disuelto en agua o zumo natural. Se puede tomar todo el año, pero conviene hacer descansos: por ejemplo tomarlo un mes y descansar 15-20 días y volver a tomarlo durante otro mes. También mucha gente lo toma según la estación: tres meses en primavera y tres meses en otoño. Este es el caso por ejemplo, de muchos de nuestros clientes que hacen ciclismo.